Propone legislador aplicar impuesto especial a chicles

El diputado del PRI Juan Manuel Diez propuso ante el pleno de San Lázaro aplicar un impuesto especial a los chicles de 50 por ciento argumentando que el gobierno gasta cerca de 50 mil dólares en 10 máquinas para retirarlos.

La propuesta, publicada en la Gaceta Parlamentaria, plantea que el gravamen se aplicaría directamente al precio de venta al público; además se propone una cuota de 15 centavos por cada goma de mascar enajenada o importada.

La ley modificada sería la del Impuesto Especial para Producción y Servicios y los recursos obtenidos se destinarían para absorber el impacto económico del gasto que realizan las autoridades para retirar los chicles de las calles.

El documento legislativo destaca que el Distrito Federal, según datos de las autoridades locales, el costo de despegar una goma de mascar es de 2.50 pesos por unidad; en contraste, el precio de un chicle es de 50 centavos.

“ El costo diario para el retiro de las gomas de mascar es de alrededor de 2 mil 800 pesos, esta cifra solo representa lo de un día para limpiar el Centro Histórico del Distrito Federal, es decir, no incluye a las demás plazas de la ciudad ni centros y plazas de las diversas entidades federativas.

El gobierno de la capital del país invierte 50 mil dólares en 10 máquinas especializadas a eliminar los chicles pegados en las calles, aceras, plazas del centro histórico, esculturas, árboles y otros lugares, han manifestado las autoridades que sean contabilizado alrededor de 70 chicles pegados por metro cuadrado, y 700 chicles despegados por día, lo que representan un foco de infección que debe ser erradicado de manera urgente”, revela la iniciativa.

Además, según un estimado del Consejo Ciudadano del DF, sumando el gasto del personal, las máquinas y químicos especiales, por el retiro de cada uno, el costo llega a ser de 9 pesos.

“Se trata de un problema de salud pública ya que especialista en la materia aseguran que los chicles usados tienen más de 50 mil gérmenes transmisores de enfermedades, y su proceso de degradación lleva entre seis meses y cinco años, dependiendo si tiene una base sintética o biodegradable”, detalla.

La iniciativa del legislador priista, destaca estudios de Marco Uresti Maldonado, investigador de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México, quien expresó que el chicle es un polímero o plástico de bajo peso molecular cuyas cadenas se rompen fácilmente por el efecto de la luz solar y el medio ambiente. “Este tarda de cuatro a cinco años en desaparecer”, reveló.

Información tomada de Milenio.

 

No comments yet.

Post Comment